2010. Cataluña. Elecciones al Parlamento… C’s


Anuncios

Nuestra desconfianza…


Te levantas un día por la mañana, abres el facebook … tienes 7.777 solicitudes pendientes, te dispones a responder a todas pero de repente ves una solicitud que te llama más la atención y empiezas a investigar. Primero agregas a un@ “amig@” que no conoces de nada, empiezas a mirar su perfil, sus fotos, sus preferencias en definitiva las cosas que tu amig@ quiere que veas. Empiezas a conocer a esa persona, hasta incluso te planteas que hoy puede ser un gran día para ti, se cruzan unos mensajes que son preciosos y llenos de formas emotivas entre ellas flores. Mirando hacia a tras, cosa que suelo hacer muy pocas veces, intento acordarme la última vez que me regalaron flores y no logro acordarme. Pegas tus ojos a la pantalla para recibir toneladas de palabras que te hacen sentir, la mujer más afortunada de la vida. Entre palabra y palabra intentas recopilar información sobre el “amig@”… desconfianza? No, es confianza en que nadie se aprovechará de la distancia y de los millones de miles de conexiones que viajan por la red, para regalar palabras a tus ojos que desean ver palabras con significado que  desde hace tiempo  las echas de menos.

Después de todo esta parrafada sigo teniendo las 6.999 pendientes; esperaré un poquito a responderlas para conocer mejor a mi “amig@” 🙂

Amigo Sergio Caballero… la oreja de Van Gogh


En memoria de Sergio Caballero Salvador… y todas las personas que han perdido la vida injustamente. Querido amigo te echo mucho de menos… la canción para tí de todo corazón.

Si fuera mas guapa, y un poco mas lista, Si fuera especial, si fuera de revista, Tendría el valor de cruzar el vagón y preguntarte quién eres.

Te sientas enfrente y no te imaginas,
Que llevo por ti mi falda mas bonita,
Y al verte lanzar un bostezo al cristal,
Se inundan mis pupilas.

De pronto me miras, te miro y suspiras,
Yo cierro los ojos, tú apartas la vista,
A penas respiro, me hago pequeñita,
Y me pongo a temblar.

Y así pasan los días, de lunes a viernes,
Como las golondrinas del poema de Bécquer,
De estación a estación,
Enfrente tu y yo va y viene el silencio.

De pronto me miras, te miro y suspiras,
Yo cierro los ojos, tú apartas la vista,
A penas respiro, me hago pequeñita,
Y me pongo a temblar.

Y entonces ocurre, despiertan mis labios,
Pronuncian tu nombre tartamudeando,
Supongo que piensas: ¡qué chica mas tonta!
Y me quiero morir.

Pero el tiempo se para, y te acercas diciendo,
Yo no te conozco y ya te echaba de menos,
Cada mañana rechazo el directo, y elijo este tren,
Y ya estamos llegando, mi vida ha cambiado,
Un día especial este 11 de marzo,
Me tomas la mano, llegamos a un túnel que apaga la luz.

Te encuentro la cara gracias a mis manos,
Me vuelvo valiente y te beso en los labios,
Dices que me quieres y yo te regalo el último soplo de mi corazón.

planetadeletras.com